Oficialmente la ciencia admite que nuestros pensamientos crean nuestra realidad…!

DESPIERTEN...!

Lo que sigue no viene de un texto religioso ni nueva era: es rigurosamente científico. Se apoya en la física cuántica.

  • Puedes crear tu propio mundo. Si el pensamiento que transmites sobre lo que quieres es bien claro y definido, lo atraerás.

  • Compartir e interactuar con las personas es lo que de verdad nos va a hacer felices

(…)

Todo este fascinante mundo cuántico abre una enorme y misteriosa puerta al mundo espiritual. Somos como grandes antenas electromagnéticas. Dependiendo de nuestra energía vamos a atraer a unas posibilidades o a otras, de las infinitas que nos ofrece el universo.

Y la pregunta es: ¿qué señal estás tu transmitiendo al universo? Porque puede depender de ella lo que recibas. Siendo conscientes de esto tenemos la capacidad de cambiar nuestra energía,  para ello primero tenemos que cambiar el pensamiento, salir de nuestra rutina, de nuestro tiempo y de nuestro cuerpo. Imaginar…

Ver la entrada original 399 palabras más

Una fusión muy necesaria

¡Buenos días a tod@s lectores y a los que camináis a mi lado!

Ha llegado el momento de comunicaros que los blogs:

gliacoaching.wordpress.com

despertandolafelicidad.wordpress.com

Se han fusionado en el blog de mi nueva pagina WEB donde a su vez se fusionan la identidad personal de José Antonio Martín y la de mi marca comercial Gliacoaching.

Para continuar con el seguimiento de artículos, post y ofertas de Coaching, Training y Mentoring y para todos aquellos que deseen incorporarse os invito a visitarla:

www.gliacoaching.com 

En la sección blog encontraras todas las entradas del primer blog, y es posible que a medida que pasa el tiempo vaya incorporando alguna entrada del segundo blog por coherencia de situaciones que conviene recordar.

La buena noticia es que una vez puesta en marcha esta web, dispondréis de los contenidos en las diferentes redes sociales a medida que me vaya familiarizando más con ellas.

Otra noticia interesante es el ritmo de publicaciones propias que pretendo incorporar semanalmente:

– 1 Poesía diaria dedicada al Coaching.

– 4 post semanales propios

– Selecciones de los mejores post en relación al aprendizaje holístico, que vaya encontrando en la red con la referencia al blog o a la noticia en cuestión.

Mi deseo es que esta doble fusión me permita un acercamiento mas directo a tod@s vosotr@s y la calidad de mi seguimiento tanto activo a la hora de editar como en la comunicación circular de retroaliomentación sea mejor.

article-0-0DE21E7B00000578-177_964x632 (1)

¡Un abrazo!

 

 

 

 

 

 

Ahora comprendo

Hace unos días conecté con una idea que parece coherente transmitir en este blog, pues integra varias cuestiones de las que me he dado cuenta a lo largo de estos 4 últimos años de reflexión y transformación personal, y creo que es interesante compartirlas.

Se trata ni más ni menos de nuestra concepción respecto del aprendizaje y el modelo fractal de cómo visualizamos este en nuestra representación mental interna. ¿Cuántas veces nos ha venido a la mente o simplemente tenemos la sensación de que cada vez sabemos menos o estamos en un punto similar a otro por el que ya hemos pasado previamente a pesar de nuestra evolución como personas a través de nuevas experiencias o aprendizajes vitales?

Si observamos la espiral de aprendizaje que propongo como valida

Espiral aprendizaje

nos daremos cuenta que por cada ciclo de aprendizaje nos situamos en la misma vertical y aún siendo la perspectiva parecida, el punto de observación cambia y eso hace que nos parezca que nos encontramos en el mismo lugar. De hecho al encontrarnos cada vez en un punto más exterior nuestra percepción respecto a lo que hay fuera es todavía de mayor amplitud, como si la espiral no fuera plana, sino que emergiera hacia niveles superiores en su incesante desarrollo.

A su vez la necesidad de vivir y evolucionar, nos marca el siguiente paso a seguir, nuestra meta o resultado a crear que integramos con la experiencia y posteriormente lo conceptualizamos apoyándonos en los demás, para después transferirlo a nuestra vida y convertirlo tras la práctica en algo que nos pertenece para volver a empezar.

Pero a partir de una determinada edad que coincide con la madurez, algo en nuestro interior nos ilumina, el germen inicial o esencial, punto del que todo parte nos deslumbra y comenzamos a tomar consciencia de ese todo: Cada célula, cada molécula, cada quark de nuestro ser, ha integrado de forma espiral un conocimiento y ha evolucionado con nosotros, es como si todo deslumbrase a la vez y nos informase que estamos preparados para algo mas grande.

Ahora comprendo como muchos de los autores exitosos comienzan a desarrollar sus grandes obras a una determinada edad, como la brillantez no surge por un ejercicio puntual de inspiración, sino porque alguien y todo su ser ha completado un número determinado de ciclos de aprendizaje, evolucionando al unisonó y el resultado de todo ello es algo mágico ya que ese llega por sí mismo, esta ya integrado.

Solo quiero apuntar dos reflexiones al respecto de lo escrito hasta este momento:

–  ¿Cómo lograr que las personas evolucionen antes a ese momento trascendente?

–  ¿Cómo aprovechar todo el talento de personas evolucionadas a las que no se da las oportunidades que se merecen en esta sociedad?

Y tras un análisis, llego a la conclusión de que mi camino de Coach va unido a ambos aspectos, trabajando en grupos con adolescentes y adultos y empoderando y alimentando de autoestima a todos aquellos que forman parte de equipos u organizaciones que sienten que podrían aportar lo que tienen dentro y que por unas razones u otras no lo hacen pues se han quedado en un bucle concreto de su recorrido.

Y tomando como referencia la secuencia espiral de Fibonacci surge de mí lo siguiente:

¡Algo es más que la suma de sus partes y ese algo nos da energía para la vida! ¡No solo hay una relación matemática en la secuencia sino una emocional que se retroalimenta creciendo y aprende!

Metáforas desadaptativas

¿Cuántas veces has visto esta imagen como metáfora del trabajo en equipo?

image (1)

Si todo debería funcionar como un reloj: ¿que impide exactamente que todo fluya como debiera en una organización?

¿Son las personas piezas de relojería o el sistema organizativo pretende que lo sean?

¿Es adaptativo que lo sean? ¿En qué casos?

Si no lo son y se comportan como tales ¿Qué expectativas tenemos sobre ellas? ¿Que debe de cambiar en la metáfora? ¿Qué precisan esas piezas? ¿Cómo engranarían mejor? ¿Que podríamos hacer si observamos que una de las piezas tiene una fisura? ¿Es reparable? ¿Cómo? ¿Qué hacer? ¿Cómo afecta no conocer la fisura? ¿Cómo afecta esa fisura al resto del mecanismo? ¿Somos buenos relojeros? ¿Quién adelanta las horas y para qué? ¿Quién retrasa los mecanismos?  ¿Hay alguien que lubrique las piezas? ¿Es necesario? ¿Un reloj que funciona, se debe reparar o solo hay que darle cuerda? ¿Las piezas tienen alma o vocación de servicio? ¿Quieren sentirse importantes? ¿Se sienten partes de todo el mecanismo? ¿Son apreciadas por el relojero? ¿Y por los que miran el reloj, ávidos de la puntualidad?

Os habrá resultado agobiante ¿verdad?, a veces las preguntas ayudan a comprender mejor que ciertas metáforas pierden su poder al ser simplemente cuestionadas, o reflexionadas.

Mi reflexión al respecto: Las personas no son piezas de relojería, son infinitamente más que eso, su potencial es enorme, son capaces de desafiar al tiempo y soñar con ideas y momentos  que nos permitan apreciarlas por encima de su trabajo o del beneficio tangible que reportan o al contrario al coste que presuntamente generan.

A veces confundimos a las personas con algo que no son, al dejarnos convencer de que son piezas de un engranaje en aras a obtener un determinado resultado pero ¿Y si apostamos por expresar lo que deseamos de ellas? ¿Y si les formásemos adecuadamente para que autónomamente se lubricasen y lubricaran a los demás? ¿Y si eligiésemos a las personas que se relacionan mejor y aquellas que impulsan movimientos novedosos y adaptativos para ellas y los demás? ¿Y si las dotásemos de los recursos necesarios para que obtuvieran la excelencia?

¿Qué pasaría si …. Tuviésemos una conversación para hablar de todo esto, pues tras mi vivencia particular, ahora no solo estoy en disposición de comprenderlo sino que me siento capaz de ayudarte?

¡Contacta cuando quieras, estoy dispuesto a ayudarte!

El Coaching es Poesia

image_6

El Coaching es hoy la causa

Pero también es el efecto

De ese cambio suculento

Para tomamos la pausa

 

Tres serán los ingredientes

La necesidad de cambiar

La fe y creencia en llegar

La meta que hay en tu mente

 

El proceso se ha iniciado

Una chispa generado

El calor ha disipado

Las dudas de ese pasado

 

Yo salgo de mi montaña

Y conecto con mi antena

Ser Coach vale la pena

Hoy mi coachee me acompaña

 

Quiere llegar a su meta

Ambos dos sintonizamos

Como uno nos mezclamos

No se trata de una treta

 

Eso me han enseñado

Lo importante es la presencia

Empoderar es la esencia

Al escuchar se ha activado

 

Preguntar es importante

La reflexión mucho mas

Mi metáfora y el compás

La ética en este instante

 

Hemos hecho una alianza

Definido un objetivo

Reformulo creativo

Soy Coach y tengo templanza

 

Al bailar con esa danza

y al generar confianza

Surgen sus afirmaciones

Va generando ya acciones

 

Que le acercan a momentos

Quiebres e insides que son ciertos

Que despejan su camino

Las preguntas tienen tino

 

Progreso, junto a visión

Responsabilidad también

El Compromiso esta en el cien

Esa es hoy nuestra intención

 

Y así de nuevo otra vez

He completado la misión

De abrirme a su comprensión

Muchas branquias tiene el pez

 

Para fluir por su río

Que es solo suyo, no es mío

Once competencias clave

Están en este mensaje

 

Bebamos de este brebaje

Consolidando los cambios

Tras modelar a los sabios

Generando aprendizaje

Un sentimiento muy especial

corazon, botella, mar, playa 165167

Cuando uno late en el corazón de otro…

Su punto de observación, es por fin enriquecido,

El punto de conexión, está muy bien escogido,

Juntos ambos cooperamos, pues hay un mismo camino

¿No lo crees? yo te pregunto, forjemos juntos el destino

Me gustaría comentar este poema que surge en mí al empezar con esa idea de color que acabo de captar al pasar toda la mañana, escribiendo poemas dedicados al Coaching.

La poesía es para mí algo más que unas palabras acompasadas que van transmitiendo un mensaje a otras personas: la poesía es sin duda el lenguaje del amor que un observador con buena intención va situando en la atmósfera que respiramos.

La poesía es Coaching y facilita que aparezcan los primeros cambios vitales que se precisan para que una persona se abra al camino del aprendizaje.

Cual alfombra de pétalos de rosa, abre los poros de su piel

Y esos aromas despiertan al alma, que va sanando la hiel

Por eso cuando danzamos juntos,  te empiezas a encontrar bien

Y a tus sueños nos adentramos, y el compromiso ya está a cien

Ahora comprendo mejor cuando intuitivamente, los versos a mi venían y susurrando me decían, intégralos en el mundo, conectan observación, sistemas con el amor, a tus Coachees empoderas, les estimulas y dices, que también les escuchaste, al regalarles tu arte.

¿Si no fueras Ingeniero, que serias compañero?   Pero no soy el primero, otros también estuvieron, en el pasado sirvieron, de ejemplo al mundo entero. Solo cito a Leonardo, Da Vinci para más señas, que salvo música, hizo de todo y muy bien por cierto. Las comparaciones son odiosas obviamente pero era el hombre polivalente al que todos los que aspiramos a mejorar en diferentes aspectos de nuestras vidas, queremos acercarnos con el paso de los años.

Toda mi vida he sentido que me estaba preparando, para poder luego ofrecer, un nexo en las relaciones.

Por eso quiero emprender,

y a grupos y equipos ofrecer,

la simbiosis de mi visión,

mi capacidad de observación,

sintetizar lo vivido

y acercarles al camino,

de obtener los resultados

que en sus metas se han marcado,

con Coaching y poesía,

eso es que voy a hacer.

Pero no solo con Coaching,

de herramientas voy surtido,

además de PNL,

inteligencia y emociones,

recursos para las acciones,

que en la empresa ya he vivido.

¿Quieres ponerme ya a prueba?   ¡Pues llama que el tiempo apremia!

Nuestro papel como Coach’s en la crisis

salvemos el mundo

Los resultados hicieron que las organizaciones se olvidaran de las personas, que se olvidaran del principal y vital vinculo que la relación empresa- empleado debería tener:  nuestro objetivo como Coach es recuperar ese valor fundamental.

Son demasiadas heridas, son tantos los falsos enemigos y han sido tantas las abundantes historias de rupturas en las relaciones laborales, que era necesario que el Coaching llegase a la sociedad para quedarse y catalizar los procesos de cambio desde la periferia de las personas  hacia el interior de las mismas, para que una vez limpios sus corazones se desplegase por el mundo, con el único fin de impregnarlo y jactarlo de confianza y amor.

Por una vez en la vida no me siento capaz de unirme únicamente a un proyecto empresarial concreto y para toda la vida, sino conectado al mundo para dar y ofrecer lo mejor de mi mismo; desde mi pasión, misión, profesionalidad y vocación de contagiar una idea, una virtud, un deseo: Que nuestra sociedad cambie en sus diferentes ámbitos con el propósito de que cada vez sea mejor, ya que basta que una persona mejore para que el mundo lo haga.

Si además de la actitud manifestada, resulta que gracias al Coaching y a través de sus procesos he ido conociendo herramientas que catalizan procesos tan importantes como: La creatividad, la productividad, la cooperación, la mejora de procesos de aprendizaje.. y otros , déjenme decirles que estoy enamorado de esta mi nueva profesión.

Un abrazo, Jose Antonio Martin

Elevator Pitch

event_105533992

El “elevator pitch” o “discurso del ascensor” es un término que se utiliza para referirse al discurso de presentación de un proyecto ante los clientes potenciales o a la presentación de un candidato ante las personas encargadas de seleccionar personal para un determinado puesto de trabajo. Nada garantiza el éxito en estos casos pero si sigues estos consejos básicos a buen seguro que tus probabilidades de éxito aumentarán.

Este formato fue popularizado por Philip B. Crosby en los años 80. Desde entonces es una herramienta imprescindible en la comunicación corporativa y forma parte de las estrategias que cualquier escuela de negocios propone.

La denominación “elevator pitch” es un juego de palabras con el que se pretende destacar sobre todo la importancia de la brevedad del mensaje: imagina que te encuentras en un ascensor con el responsable de recursos humanos de una empresa con el que has intentado contactar sin éxito y que sólo lo tienes a tu disposición el tiempo que dura el trayecto hasta seis o siete pisos más arriba para venderte o venderle tu idea de negocio. En el cine incluso verás que este tipo de encuentros se provocaban y por esta razón los discursos son incluso muy agresivos. Evidentemente, este escenario es ficticio y en realidad este tipo de discursos se utilizan, más allá de los encuentros casuales, en espacios específicos para el networking o en rondas de inversores.

Como comprenderás no existe la receta mágica de los “elevator pitchs” pero si tienes en cuenta estos consejos básicos es posible que consigas que esa persona inaccesible hasta entonces te haga hueco en su agenda y puedas cerrar así una entrevista o una reunión donde, entonces sí, tendrás que poner toda la carne en el asador para explicarle con detenimiento tu propuesta o plan de negocios.

Los discursos de “elevator pitch” duran entre uno y cinco minutos. Así que con tanto poco tiempo tienes que tener muy claro tu objetivo principal. No tienes que demostrar todos tus conocimientos. Al contrario. Sintetiza quién eres, qué idea de negocio tienes, qué necesidad del mercado eres capaz de satisfacer (¡fundamental!), quién pagaría por ello y cuánto se podría llegar a pagar sin exagerar las cifras a largo plazo. Demuestra pasión porque así podrás generar confianza. Y lo más difícil, intenta despertar la curiosidad de tu interlocutor.

En su blog, Hay un gurú en mi sopa, Alejandro Suárez recopila varios trucos para formular tu elevator pitch, entre los que hemos destacado algunos:

Ensaya repetidamente tu discurso
Cuenta lo obvio: quién eres, qué haces, qué necesitas y qué posibilidades tiene tu mercado;
Sé muy breve;
No trates de vender nada, sólo capta la atención de tu interlocutor;
No entres en detalles de cifras;
Aprende a parar, propón un encuentro posterior pero no insistas;
Demuestra pasión, deja claro que tu vida es esa empresa;
Genera la oportunidad si fuera necesario pero tienes que tener claro a quién abordar y dónde.

Es importante que mantengas la calma si tu interlocutor te interpela tras tu discurso. Tienes que tener previstas las posibles preguntas, y las consecuentes respuestas en cada caso. No te pongas a la defensiva aunque se muestre agresivo. No pasa nada si tienes que admitir que todavía tienes que aprender sobre una determinada área. Y nunca digas que no hay rivales ya que si no existen posiblemente sea porque tampoco hay mercado. Los competidores no son una debilidad si tú eres mejor. Ah, y si tienes un equipo de trabajo detrás, destácalo. Y no olvides que son los mejores.

Por último, y muy importante, no alargues el encuentro. Incluso aunque sea tu interlocutor el que se muestre interesado y te pida más detalles. Ese seguramente no sea el sitio ni el lugar. Recuerda tu objetivo: tienes que cerrar una entrevista posterior para presentarle todo tu plan de negocio.

Al final, un buen “elevator pitch” ha de ser como las buenas canciones, tiene que quedarse en la cabeza del interlocutor y traerle buenos recuerdos. Adapta tu discurso, la escenografía y el vestuario a cada ocasión. Y ten siempre muy presente a quién te diriges en cada momento y qué puede interesarle.

¡Pulsa en la imagen y comprueba el mio!

Elevator-Pitch1 (1)

La libertad y los sueños

Soy la hoja de un árbol que cayo en un arroyo y que tiene como destino el mar, aquella que durante años quedo varada junto a una orilla y que a punto estuvo de detenerse allí para siempre. Fluir, ese es mi camino, fluir porque la esencia de todo es dejarse llevar por la intuición de que lo mejor esta por llegar, como si supiera que el destino me devolverá con creces un regalo con la apuesta de seguir ese curso salvaje y difícil.

Disfrutar del cálido sol que me golpea cuando cabalgo entre las orillas de este maravilloso rio donde ahora me encuentro, oír silbar al viento y elevarme para evitar los sobresaltos del cauce provisto de ramas y troncos que evitarían mi fluir, provocar a todas aquellas hojas que veo todavía atadas a sus respectivas ramas y cuyos arboles están podando o que atrapados en la enfermedad ven agotar sus días.

El arco iris se poso un día en mi y me ilumino como nunca jamas pudiese haber imaginado, desde ese día disfruto igualmente la lluvia que las tardes templadas que aguardan un suave atardecer, desde ese momento mi contacto con el agua fresca de este afluente es mas intenso y los brotes de felicidad y paz inundan y desordenan de mi memoria los habituales momentos de hastío que vivi antes de soltarme de las ramas de ese otro árbol que me había tomado por suya.

Durante este trayecto soy mas consciente de lo que soy y de lo que pretendo ser: la hoja que lleva esa semilla en su interior y que se alzara antes de llegar al mar, para fundar un bosque de amor junto a el; un excelso campo verde me espera para acogerme y refundar algo maravilloso. Soy solo una hoja, pero potencialmente me siento ya un bosque ¿Alguien lo entiende?

Solo mi amor por llegar a cumplir ese sueño, mi determinación en lograrlo, junto con el disfrute del trayecto, proyectan en mi un poder increíble. A veces siento que una parte de Dios esta en mi tallo, tantas veces golpeado en el pasado y mordido por algún pez en este percorso.

Me siento con fuerzas para continuar, para mostrar a otras hojas y juncos que se puede llegar lejos y que los sueños se pueden hacer realidad si te lo propones y que posponer o postergar no tienen razón con el ahora, con el presente, con la evolución hacia algo mejor, como si no supiera que el presente es el pasado (causa) del futuro.

A veces sueño con un golpe de viento que me permita ganar un año, pero me perdería por el camino la posibilidad de disfrutar de todos estos parajes tan bellos.

La vida esta en mi y yo soy mi propia esperanza, ¿que puedo hacer contra eso sino fluir?
Algunos me dicen que siendo solamente una hoja, sueño demasiado, pero cuando los pájaros cuentan a las otras plantas y arboles mi determinación y donde me encuentro, me siento bien, a pesar de que la mayor parte de ellas y sus respectivas hojas siguen sin entenderme y creen que desperdiciare mi tiempo. Otras me comprenden y hasta he logrado que alguna me imite y me acompañe paralelamente con su fluir, aunque el compás del vaivén no sea el mismo.

Yo solo puedo decir que el simple hecho de fluir,de sentirme libre y de haber actuado de acuerdo a mi elección me permite vivir plenamente. Con esto no quiero juzgar a las demás hojas, seria muy osado pero si declararlas que mi camino es tan digno o mas que el que eligieron ellas aferradas a su árbol.

En ese camino no estoy solo, ya que hay muchas otras hojas a las que espera su campo en el cual germinar, a las que deseo lo mejor y que puedan cumplir sus sueños.

Solo espero que si llega ese momento, puedas estar tan cerca como para contemplar la belleza de la vida y de la naturaleza en el éxtasis del amor, ya que lo habré dado todo, hasta mi muerte por un mundo mejor y en el que las hojas de dicho bosque tengan la posibilidad de contemplar sin tanto riesgo el océano, sentir su brisa y reconocer el rio por el que llegue para darles a ellas esa divina oportunidad.

Y si la brisa del océano es tan solo una milésima parte de suave como ya la siento, y si los pájaros que oigo cantar en mi futuro bosque fueran la mitad de los que habitan en mi mente, y si el silbido de las futuras hojas confeccionase una canción cuya melodía estuviese algo desafinada respecto a la música que ahora siento: hubiese merecido la pena.

Hoy volví a soñar y me di cuenta que así encontré la fuerza para luchar, y que sin ella no podría haber logrado conjuntamente a mi determinación fluir tan suavemente. Ha sido un placer detenerme este momento y soltarte esto, pero yo debo continuar mi camino.¡ hasta pronto!

José Antonio Martín Losada

Nacimiento de una idea

GLIACOACHING

GliaCoaching nace para dar soporte a una idea que permita de forma tangible aportar valor a la sociedad:

Formar y permitir el cambio y desarrollo de personas que lideren, se adapten e influyan en su entorno, que conecten con todo su talento potencial y se conecten con otros para compartir proyectos y soluciones como equipo, transcendiendo a posteriori en las organizaciones, pues son capaces de innovar para aportar ese valor, trabajar en equipo y asumir responsabilidad personal por los resultados, motivar, cooperar, depositar confianza en los demás y compartir conocimientos.

Nuestra filosofía de crecimiento se basa en el aprendizaje sostenido y sostenible basado en las experiencias, dinámicas y rol-plays simulados y en campo. Para nosotros son tan importantes los procesos como los resultados, pues afianzar los primeros con el hábito permitirá la réplica continuada de éxitos.

En esas dinámicas se descubre como acelerar los procesos de aprendizaje, a gestionar las emociones, a fomentar la cooperación y la creatividad en busca de un resultado común a lograr. Desde el primer momento los participantes toman consciencia de que existe un mejor y rápido modo de transformar los problemas en oportunidades de mejora y satisfacción personal y grupal. Además el aprendizaje trasciende el perímetro de lo experimentado y es perfectamente transferible a sus vidas, a sus relaciones en general y a sus familias, con las consecuencias tan provechosas que eso comporta.

Para ello nos apoyamos en la Inteligencia Emocional, en el Coaching y en la Programación Neurolingüística, así como en la integración de técnicas comúnmente utilizadas en las organizaciones excelentes: FODA, AMFE, TOC, LEAN Thinking and Production, Sig Sigma, MTM o SMED, como herramientas adaptativas y no como una filosofía.

Nuestra diferenciación está basada en la experiencia de casi 20 años de José Antonio Martín en la participación y responsabilidad de proyectos de equipos y grupos, en algunos casos liderándolos y en otros como facilitador o como formador.
Ahora no obstante y tras descubrir un modo mejor de hacer las cosas nuestra misión está orientada a dar soporte y ser el espejo que observa y que proyecta la luz necesaria a esos equipos o grupos para que liberen todo su potencial a través del Coaching.

¡Un fuerte abrazo!